© Copyright Qode Interactive
Miedo a la incertidumbre - Toñi de la Puente - Psicóloga
16863
post-template-default,single,single-post,postid-16863,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Miedo a la incertidumbre

Comparte este artículo:
Miedo a la incertidumbre : cómo gestionarla

Miedo a la incertidumbre : cómo gestionarla

MIEDO A  LA INCERTIDUMBRE: CÓMO GESTIONARLA

El miedo al futuro y la ansiedad  son adaptativos porque nos preparan para responder a las amenazas con planes de acción para esa situación incierta.  Si este temor  tenga o no una amenaza real ocupa el centro de nuestra vida, entonces estaremos ante una ansiedad que nos provoca gran malestar .

La incertidumbre es el sentimiento que surge cuando tememos situaciones futuras que desconocemos o no sabemos cómo gestionar.  Implica salir de nuestra zona de confort y  no tener control  que deseamos sobre esa situación, incluso poder equivocarse.

Frecuentemente vivimos situaciones de incertidumbre, es importante combartir el sentimiento y aprender a afrontar estas situaciones de forma saludable.

Ante la incertidumbre hay  2 diferentes formas  de reaccionar: centrarse en el  miedo y sufrimiento que nos causa la situación o aprovecharla para aprender, crecer y adaptarnos .

Pautas para gestionar la incertidumbre de forma positiva 

  1.Aceptarla.

Identificar la emoción. ¿Qué sientes? Miedo, incertidumbre o ansiedad.Observarla, normalizarla y aceptarla.

Es una emoción que todos padecemos, es normal sentirla y que cause malestar. Las personas que saben adaptarse a las situaciones, tienen confianza en sus posibilidades y saben ponerse objetivos y motivarse tienen más facilidad para gestionarlo. Las personas que se dejan llevar por este miedo, padecen pensamientos irracionales y catastrofistas. Estas ideas y creencias  inmovilizan, causan sufrimiento y disminuyen los recursos personales para salir de esta situación. Además la mayoría de ellos tienen muy pocas probabilidades de que sucedan.

En el momento que aceptamos el miedo estamos abriendo un camino hacia relajar la ansiedad y enfrentarnos a la situación sin reaccionar a ella. Dejarse llevar sin intentar controlarlo todo y soltar riendas.

Te puede interesar:https://www.youtube.com/watch?v=62yfcxWKh1U

 2.- Ponerse en acción : Actúa y toma decisiones

Los miedos futuros se basan en creencias y expectativas  negativas e irracionales que la mayor parte de las veces no se cumplen. Cuando vivimos y actuamos observamos que estas expectativas no son realistas, que el pensamiento no es la realidad.

 3.-Marcar soluciones, objetivos y metas

Cuando estoy ocupado y mi atención se centra en la tarea a corto plazo, el miedo a la incertidumbre va desapareciendo.La claridad proporciona dirección y nos dispone a estar más tranquilos. Nuestra atención se focalizará en aquellas  soluciones, objetivos y metas marcados y cómo encaminarse a ellos. Mejorarán el sentimiento de autoeficacia y autoconfianza ante la incertidumbre. La planificación es una herramienta flexible que nos permite ir adaptándonos a la situación, no es una forma de control.  El plan de acción con el sentimiento que que si tuviera que cambiarlo sabré adaptarme de nuevo a la situación que se presente. La clave es enfocarse en aquello que quiero alcanzar.

4. Ponerse en acción : Actúa y toma decisiones

Los miedos futuros se basan en creencias y expectativas  negativas e irracionales que la mayor parte de las veces no se cumplen. Cuando vivimos y actuamos observamos que estas expectativas no son realistas, que el pensamiento no era la realidad. Ocuparse en aquello que sí podemos controlar.

5.Vivir el presente

La persona que vive el presente,  no está anclada en el pasado  ni con temor al futuro. Vivir el aquí y el ahora , plenamente nos enfoca a centrarnos en el momento presente. De esta forma adquirimos seguridad, porque se actúa en el momento actual y evitamos vivir con la mente en el futuro. Cuando además este futuro es incierto, el pensamiento automáticamente selecciona anticipaciones negativas que no llegan a realizarse generalmente.

Vivir en el presente ayuda a reducir la preocupación por el futuro

Vivir en el presente ayuda a reducir la preocupación por el futuro

Hay tres tipos de presentes:

Pasado presente: vivir en el presente  pero dándole vueltas a situaciones pasadas

Futuro presente: vivir en el presente pero dándole vueltas a situaciones futuras

Presente presente: vivir en el momento actual en el aquí y ahora y la situación actual

El miedo a la incertidumbre aparece cuando vivimos en el presente futuro.

Lo ideal es vivir en el presente presente, pues hay control sobre la situación y capacidad de actuación o cambio. Además elimina angustia.

Es importante no vivir obsesionados con la llegada de un acontecimiento ya que estamos desperdiciando el PRESENTE con algo IMAGINARIO.

Te puede interesar:

6.Técnicas de relajación

Practicar Mindfulness ayuda a centrarse en el momento presente y reducir la preocupación por el futuro. Estando en el ahora evitamos pensar en lo que puede pasar mañana.

Estrategia que  ayuda a dejar ir los pensamientos de malestar y preocupación.  Un ejercicio para realizar antes de dormir es escribir diez cosas positivas que hayas vivido en el día. Refuerza autoestima y motivación para enfrentarse a las situaciones con más fuerza y seguridad.

 

7. Confianza en uno mismo

La autoconfianza nos da la fuerza para encaminarlos a nuestros objetivos y conseguirlos. Además nos hace fuertes y resistentes a situaciones de incertidumbre.  Somos conocedores de tener en nosotros las herramientas necesarias para superar cualquier situación adversa que sobrevenga . De esta forma nos proporciona seguridad ante la incertidumbre futura y los retos que se  nos presenten.

Lee:¡Mejora tu autoestima ya!

8. Autocompasión

La autocompasión se refiere a la relación que llevamos con nosotros mismos.  Nos lleva a ser benévolos y perdonarnos nuestros fallos, a aceptarnos con ellos y querernos. Cuando  el futuro nos exige cambios la actitud más adecuada es estar dispuestos a equivocarnos, aprender de las experiencias y  transformarlas en vivencias positivas.

 9. Bajar la autocrítica

Normalmente nos exigimos más que a los demás, no nos damos permiso a equivocarnos, somos nuestro mayor crítico. Simplemente con cambiar ese lenguaje interior y ser más bondadosos con nosotros mismos, no permitiéndonos los reproches bajaremos el nivel de tensión y estrés. Somos humanos y cometemos errores, forma parte del proceso.

10.Flexibilidad

Soltar el control y adaptarnos a la situación. Nos permite desarrollar, utilizar los recursos y ajustamos a las demandas sin presión. Las experiencias que hayamos vivido  nos sirven de ayuda para afrontar la nueva experiencia. Aprender de la nueva situación, ser proactivos. Disfrutar del camino.

La incertidumbre es un reto y cada persona puede elegir  la actitud a desarrollar.  Es una oportunidad  para crecer y adaptarse al cambio.

Si el miedo a la incertidumbre te provoca malestar, tiene gran impacto en tu vida y te impide evolucionar pide ayuda.

En la terapia psicológica se trabajan todos los pensamientos que causan malestar.

¿Te ha gustado este artículo?  ¿Conoces a alguien que pueda serle útil? Compártelo con tu red profesional, familiares, amigos o conocidos. 

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies