© Copyright Qode Interactive
No es que tu problema - Toñi de la Puente - Psicóloga
18182
post-template-default,single,single-post,postid-18182,single-format-standard,non-logged-in,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

No es que tu problema

Comparte este artículo:

No es que tu problema sea enorme , es que no dejas de pensar en él. 

No es que tu problema sea enorme, es que no dejas de pensar en él.

No es que tu problema sea enorme, es que no dejas de pensar en él

                  Pequeños o grandes problemas que están en la mente y no salen de ella. ¿Porqué pensar tanto cuando causa malestar ? La atención se queda fija en ese hecho y no puede cambiar o eliminar ese pensamiento.  A esto le llamamos rumiación. Consiste en dar vueltas y vueltas  un pensamiento que causa preocupación o tristeza de forma repetitiva. El problema puede ser real o anticipado. Es adictivo, una vez que la persona entra en el es un bucle del que no sale fácilmente. Pensar en algo que provoca inquietud de forma continua mientras se realizan las actividades diarias es una carga emocional negativa que disminuye el rendimiento y la energía a corto plazo. A largo plazo provoca fatiga, tristeza e inquietud.

¿Qué estrategias se pueden dejar de pensar en algo que cada día preocupa más y no puedo detenerlo ? No es que tu problema sea enorme, es que no dejas de pensar en él.

  • Elegir pensar en el problema a un horario determinado del día. De esta forma se entrena a la mente en que no puede invadir a la persona en cualquier momento , y tarea. El resto del día  se estará centrado en la actividad diaria.
  • Aislarse emocionalmente de él. Es una forma de que no cause daño y se haga más grande o invasivo. Para ello se puede ver el problema desde fuera, como un observador, como si le estuviera pasando a otra persona . Con ello se pude ver de forma objetiva sin la intensidad emocional negativa.
  • El tiempo que se dedica a pensar en el problema, no es para preocuparse por él, sino para buscar soluciones.   ¿Tiene solución ? ¿Depende de mí? Si la solución no depende de mi, no se puede invertir demasiado tiempo en una actividad improductiva que quita energía emocional y no cambia la situación. Si tiene solución  poner en práctica las acciones para resolverlo, calmará la mente.
  • Centrarse en una nueva meta u objetivo.  Cuando la persona tiene algo positivo que le atrae, es mucho más fácil abandonar ese problema invasivo. La atención se va de forma automática aquello por lo que ha nacido un nuevo interés.  En lugar de pensar en el problema, se piensa en el objetivo.
  • Actividad, ejercicio físico.  La actividad física ayuda a estar más positivo y relajado ante los problemas del día a día. Además el cambio emocional que produce facilita su afrontamiento y resolución.

        Si quieres mantenerte al día en las publicaciones     SUSCRÍBETE EN: https://xn--toidelapuente-jkb.org/suscripcion/                                                  Otros artículos:

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies