Que los recuerdos sean alas, no cadenas

Que los recuerdos sean alas, nunca cadenas.

Acontecimientos vividos en el pasado nos pueden marcar, reviviendo actualmente el dolor pasado. Seleccionar los recuerdos nos permite no solo no encadenarnos a ellos sino utilizarlos para crecer personalmente.