Enfócate en lo positivo, ya

La vida tiene unas  partes  más duras y otras más agradables. No podemos tampoco negar las negativas, de hecho están ahí. Pero sí se puede elegir la parte de la realidad  donde fijamos la atención. Allí donde  llevas la atención van las emociones. Si vemos lo negativo siempre, llegará un momento en que no se puede ver lo positivo.  Cuando buscamos el lado positivo de la vida estamos haciendo cambios en las neuronas y las conexiones neuronales. El cerebro realmente es plástico y cambia, la neurobiología da constancia de ello. La forma en que observas la vida es diferente. De hecho con la misma realidad hay personas que ante la misma situación ven oportunidades y solucionan problemas allí donde otras se quedan en el problema y en una realidad adversa.

¿Cómo educar esta capacidad de dirigir la atención a lo positivo ? Es un hábito que se puede desarrollar. La mente se puede esculpir y mejorar a cualquier edad. Se puede aprender y cambiar. El conocimiento de nosotros mismos es clave para comprendernos y mejorarnos. No es casualidad que en  los momentos clave de dificultad  en la vida es cuando percibimos talentos y capacidades personales que desconocíamos en nosotros mismos. A veces además  no valoramos nuestros potencialidades aquello para lo que tenemos facilidad porque simplemente lo vemos como lo normal, algo con lo que siempre hemos vivido.